toga togadas

La Toga


Si buscamos en un diccionario que es una toga nos encontramos con: “Prenda de vestir larga y amplia semejante a una túnica abierta, con mangas anchas y a veces con esclavina o muceta, que se lleva sobre otras prendas y sirve de distintivo en determinados actos entre licenciados, doctores y catedráticos universitarios o entre magistrados, jueces y abogados.”

A la gente no relacionada con nuestro mundo, suele sorprenderle ver gente vestida con capas negras. Después de la sorpresa suelen venir las comparaciones chistosas como estar rodeados de cuervos, papel que tenemos más que asumido. Estar dentro del castillo de Hogwarts y ver gente de sus distintas casas: “a saber Gryffindor, Hufflepuff,Ravenclaw y Slytherin”  cosa que hace especialmente ilusión puesto que en ocasiones conseguimos hacer verdaderos conjuros dentro de la sala. Tampoco somos parientes de Darth Vader, aunque dependiendo del día y del agobio que llevemos el parecido puede ser razonable. Y tampoco, por mucho catarro que tengamos, nuestra voz no será lo suficientemente engolada como para decir “I´m batman”.

Si buceamos un poco en nuestra historia, en el Consejo de Castilla, (Real y Supremo Consejo de Castilla) la columna vertebral y principal centro de poder de la estructura de gobierno de la Monarquía, situándonos sobre el siglo XIV. Eran sus ministros quienes vestían con unas Togas negras que al parecer son las tatarabuelas de las Togas que lucimos en la actualidad.

La función de la toga es la de proyectar respeto y autoridad tanto a las partes como a los espectadores presentes, así que no es una prenda diseñara   para evitar que abogados horteras y pintorescos pasen desapercibidos, ni para ocultar manchas que se producen por el típico café que nos tomamos con el cliente antes de ir a la vista. Respeto y autoridad es su cometido.

Y si tenemos alguna duda de cuando tenemos que utilizar la Toga, podemos acudir al  Capítulo I del Título II del Libro III de la Ley Orgánica del Poder Judicial.  Porque seremos abogados las 24horas del día, pero no hace falta que tengamos que estar a todas horas con ella puesta. Y así el artículo 187 del antedicho cuerpo legal nos dice; “En audiencia pública, reuniones del Tribunal y actos solemnes judiciales, los Jueces, Magistrados, Fiscales, Letrados de la Administración, Abogados y Procuradores usarán toga y, en su caso, placa y medalla de acuerdo con su rango”

Pese a todo, la Toga lleva aparejada un sinfín de sensaciones cuando la vestimos. Desde orgullo por el papel que te toca representar en un procedimiento, nervios por eses mismo papel, un peso horrible o la más ligera de las prendas.

Sea como fuere, lo que nos queda en estos años y en los que vienen es  lucirla y pensar en La Toga como un complemento indispensable.

 

diseno-sin-titulo-1

TOGADAS

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *