police-2080995_1920

Que quiero ser de mayor… Policía Nacional


¿Y si quiero ser Policía? ¿Cómo tengo que hacer para acceder al Cuerpo Nacional de Policía? ¿Habrá merecido la pena haber estudiado una carrera? ¿Es un proceso sencillo? ¿Qué requisitos debo reunir para poder presentarme?

Si habéis empezado o realizado la carrera de Derecho, seguramente habréis oído que una de las ventajas es el elevado número de salidas que ésta tiene. No por repetirlo hasta la saciedad, deja de ser cierto, pues Derecho te abre un abanico de posibilidades que va desde el Paro hasta la Moncloa. Una de esas posibilidades es sin duda la de desarrollar carrera profesional en los Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Estas fuerzas y Cuerpos de Seguridad están compuestos por la Guardia Civil (Institución de Carácter Militar) y el Cuerpo Nacional de Policía (Institución de carácter Civil) y regulados, por si el lector desea profundizar, en la L.O. 2/1986 de 13 de marzo, según mandato constitucional (Art.104).

A lo largo de estas líneas intentaremos resolver las preguntas arriba enunciadas y otras dudas que bien se le pueden presentar a cualquier persona que se plantee ingresar en el Cuerpo Nacional de Policía. Evidentemente, la primera de todas las cuestiones es una de esas que deben resolverse a título personal y según los deseos de cada uno. Aunque pueda parecer una buena opción profesional en los tiempos que corren, no creo que el de Policía Nacional sea un oficio sencillo de realizar sin vocación. Sirva de ejemplo pensar en lo que uno se puede encontrar en el día a día en los calabozos. Como contrapartida, el saber que día a día se ofrece un servicio a la sociedad, y que el buen funcionamiento del Cuerpo es uno de los pilares básicos de las democracias occidentales, del estado de derecho y del bienestar del que gozamos en países como el nuestro, resulta una gran motivación.

Una vez resuelta la decisión de opositar al CNP cabe plantearse si habrá merecido la pena estudiar previamente una carrera. Objetivamente tener una carrera abre dos posibilidades que no tendrán quienes carecen de ella. La primera posibilidad es la de presentarse directamente a la Escala Ejecutiva (Rango de Inspector), entrando al cuerpo con un escalafón superior. Por otro lado, aunque se decida opositar a la escala básica, tener una carrera universitaria es lo único que capacita para el ascenso a la escala ejecutiva y los puestos de mando. Es decir, la principal ventaja de tener una carrera universitaria corresponde con una mayor proyección profesional (Es lo mismo que sucede en cualquier otro trabajo). Sobre la posibilidad de presentarse a la escala ejecutiva ahondaremos un poco más adelante.

Para poder presentarme a unas oposiciones de Policía Nacional debo tener en cuenta tres puntos básicos:

  • Requisitos de acceso.
  • Cuadro de Exclusiones médicas.
  • Formato de la oposición.

1.- Requisitos de acceso.

Existen una serie de requisitos básicos para el acceso al Cuerpo Nacional de Policía que en muchos casos son generales para el acceso a cualquier puesto en la administración pública. Estos requisitos se pueden consultar en la página oficial de la policía y pueden sufrir pequeñas variaciones de un año a otro. En concreto, para la convocatoria de 2017 se solicita lo siguiente:

  1. Tener la nacionalidad española.
  2. Tener cumplidos 18 años de edad y no exceder de la edad máxima de jubilación.
  3. No haber sido condenado por delito doloso, ni separado del servicio del Estado, de la Administración autonómica, local o institucional, ni hallarse inhabilitado para el ejercicio de funciones públicas.
  4. No hallarse incluido en ninguna de las causas de exclusión física o psíquica que impidan o menoscaben la capacidad funcional u operativa necesaria para el desempeño de las tareas propias de la Policía Nacional.
  5. Compromiso de portar armas y, en su caso, llegar a utilizarlas, que se prestará a través de declaración del solicitante.
  6. Tener una estatura mínima de 1,65 metros los hombres y 1,60 las mujeres.
  7. Estar en posesión del permiso de conducción de la clase B.
  8. Estar en posesión del título de Bachiller o equivalente.

A estos requisitos se añade estar en posesión de una titulación universitaria de grado o equivalente para el acceso a la escala Ejecutiva.

2.- Cuadro de exclusiones Médicas.

Del punto d) de los requisitos se pasa al cuadro de Exclusiones. Existen una serie de motivos médicos como problemas de vista, psicomotores, de corazón, etc. que excluyen directamente para el acceso al cuerpo y que debemos tener en cuenta a la hora de opositar. Este cuadro de exclusiones es igual para la escala Básica y para la escala Ejecutiva y se publica como anexo con cada convocatoria y se puede consultar en la página web de la Policía (https://www.policia.es/oposiciones/basica/2017/convocatoria.pdf)

3.- Formato de Oposición:

Una vez decidido que queremos ser policías y verificado que cumplimos con los requisitos de acceso comienza la preparación de la oposición. Aunque la opinión general es que se trata de una oposición sencilla, aquel que se enfrente a la misma descubrirá cuan equivocada puede llegar a estar la opinión general. Debe tenerse en cuenta el proceso cuenta con múltiples pruebas eliminatorias y la competencia es feroz. Para hacerse una idea, en la convocatoria de 2016 se han presentado unas 51.000 instancias. Es decir, aproximadamente 51.000 personas competirán por 3.200 plazas (una plaza por cada 15 personas) siendo este uno de los mejores ratios de los últimos años. Como toda oposición requiere estudio, esfuerzo, dedicación y suerte.

La primera prueba a la que se deben enfrentar los opositores son las pruebas físicas. Hace un par de años se eliminaron ejercicios dentro de la prueba (salto, velocidad, etc.), endureciéndose las marcas requeridas y quedando el examen físico compuesto por 3 únicos ejercicios. Estos son un circuito de agilidad, la realización de las conocidas dominadas y una carrera de 1km. El problema de esta fase no es tanto las pruebas en sí como las marcas requeridas. Las marcas se encuentran baremadas y a cada una de ellas se le asigna una nota de 0 a 10 siendo necesario puntuar en todas las pruebas (No se puede sacar un 0) y obtener un mínimo de 15 puntos en el total del examen. Se trata de una prueba eliminatoria, por lo que quien no obtenga 15 puntos o no puntúe en una de las pruebas queda eliminado del proceso.

La segunda es una prueba de conocimientos sobre 41 temas que componen el temario de la oposición. Aquí es donde haber realizado una carrera te puede dar algo de ventaja pues ya tendrás un hábito de estudio que te ayudará a prepárate mejor. Si además has estudiado Derecho tendrás la ventaja de que aproximadamente el 40-50% del temario (Fundamentos del Derecho, Derecho Constitucional, Penal, Procesal-Penal, Extranjería …)  ya lo habrás dado en la carrera y tendrás una base muy importante.

El examen consta de 100 preguntas de tipo test con 3 opciones para elegir y que se deben responder en 50 minutos. Además, se realiza una prueba de ortografía que suele variar de formato de unos años a otros y que también forma parte de la prueba.

Quienes hayan superado el examen de conocimientos y ortografía deberán realizar el reconocimiento médico (también eliminatorio) y un test de personalidad.

Una vez superados los tres pasos eliminatorios anteriores los candidatos serán citados para una entrevista personal. Este es tal vez el punto más subjetivo de la oposición donde el entrevistador valorará como se desenvuelve el candidato bajo presión, la velocidad de respuesta y la coherencia de las mismas. Sobre todo, es la parte más difícil de preparar. La entrevista personal también es una prueba eliminatoria.

Finalmente, quienes hayan llegado hasta el final de la oposición deberán enfrentarse al examen psicotécnico. Se trata de la última prueba, también eliminatoria y que decidirá quienes serán escogidos para incorporarse a la Escuela Nacional de Policía de Ávila como Policías-Alumnos. Allí deberán superar el curso de preparación que les convertirá en Policías Nacionales.

En el caso de aquellos que se presenten a la escala ejecutiva, las pruebas enunciadas son similares pero el examen incluye una prueba de inglés y un supuesto práctico que se ha de defender ante el tribunal examinador. Asimismo, el temario a preparar consta de 73 temas en lugar de 41.

En conjunto no se trata de un proceso sencillo de superar, pues existen muchas fases eliminatorias y sobre todo mucha competencia. No obstante, al igual que todas las oposiciones, requiere esfuerzo y dedicación, así como la punta de suerte que siempre es necesaria el día de la prueba. No obstante, no olvidemos la importancia de escoger a las personas adecuadas para la realización de una labor que influye directamente sobre la sociedad y el bienestar social.

Rodri

RODRIGO SAINZ MÉNDEZ

Graduado en Ingeniería Electrónica Industrial

Opositor al Cuerpo Nacional de Policía

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *